FAMILIAS-Hoy en día-SEÑORÍA RIVALIZACIÓN ENTRE HERMANOS — nueva historia de cable en su ‘T. Berry Brazelton’ cable

sidebar-image

Upcoming Events

octubre 12, 2022

Fecha: 29 de septiembre de 2010

BC-FAMILIAS-HOY-HERMANOS-RIVALES-NYTSF
MANTENIMIENTO DE LA PAZ ENTRE HERMANOS
Por T. BERRY BRAZELTON, M.D., y JOSHUA SPARROW, M.D.

c.2010 T. Berry Brazelton, M.D., y Joshua Sparrow, M.D.
Distribuido por The New York Times Syndicate


P: Necesito una estrategia para frenar la rivalidad entre hermanos. ¿Cómo puedo evitar que el niño en edad escolar juegue de forma demasiado brusca con su hermano bebé/niño pequeño?
La cantinela de “Deja de hacer X. No hagas Y. Mantén las manos quietas, etc.” no funciona y hace que el hermano mayor se sienta siempre regañado mientras el bebé “nunca se mete en líos”.
¿Qué edad debe tener el pequeño para que pueda dejar que se peleen por sí mismos sin que yo intervenga tanto?


— Por correo electrónico
R: Los padres no pueden sofocar la rivalidad entre hermanos, pero pueden evitar que empeore.
El primogénito tiene padres para sí mismo hasta que llega el segundo. Entonces debe renunciar a usted cada vez que su hermano le necesite. Debe contemplar cómo usted admira a su hermanito, y se pregunta cuándo volverá a ser su turno o si todavía le admira.
En cuanto el hermano pequeño tenga la edad suficiente para patinar y gatear, el mayor tendrá que rechazarle cuando venga a arrebatarle uno de sus juguetes o a derribar la torre de bloques que se ha esforzado en equilibrar.
Además, el mayor debe complacerle cuando le ruega que sea un “buen hermano mayor”, lo que a menudo significa renunciar a su lugar especial en la familia como primogénito.
Desde su nacimiento, el segundo hijo no ha conocido otra posición. Agradece cualquier atención paterna que reciba, y como bebé de la familia, tendrá mucha.
Pero pronto empieza a desear poder hacer todo lo que su hermano puede. Se desmorona cada vez que no logra imitarlo. Los padres se apresuran a recogerlo y mimarlo, para disgusto de su hermano mayor.
Con el tiempo, si los padres se mantienen al margen de sus luchas, el hijo mayor aprenderá a sentir placer por la admiración del menor y a disfrutar de su papel para ayudarle a aprender.
Para evitar reforzar la rivalidad entre hermanos, el primer paso es aceptar que no es tarea de los padres evitar que los hermanos se peleen. Si lo intenta, es probable que intensifique el conflicto poniéndose en medio de la batalla.
Cada vez que le diga al mayor: “No”, “No”, “Basta”, es probable que se sienta aún más resentido con su hermano menor. Sabe que está enfadado con él. Es fácil ver cómo en su mente la pérdida temporal de afecto hacia él es culpa del pequeño, razón de más para volver a torturarlo.
No se debe dejar a un bebé con un hermano mayor sin supervisión. Pero nunca he visto a un hermano herir gravemente a otro cuando los padres dejan que los niños resuelvan sus diferencias por sí mismos.
Cuando el más joven pueda valerse por sí mismo, deje claro que espera que ambos arreglen las cosas por sí mismos. No se moleste en intentar averiguar “quién empezó”. La mayoría de las veces, nunca lo sabrá, y dedicarse a esta indagación sólo aumenta su competencia para ser su favorito.
En su lugar, hágales saber que no le importa quién es el culpable. Dígales que usted considera que ambos son responsables de dejar de reñir. Y si puede manejarlo, dé a cada uno de ellos tiempos separados regulares sólo para jugar con usted.
(Para más información: “Comprender la rivalidad entre hermanos: The Brazelton Way”, por T. Berry Brazelton, M.D., y Joshua Sparrow, M.D. Da Capo Press).

Back to

Get Involved

Learn With Us

Babies and children, families and communities do the research on what it takes for them to flourish. Listen with us to what they’ve been learning. Watch a webinar. Check out the Indigenous Early Learning Collaborative. Join the Brazelton Touchpoints Center Learning Network. Join the conversation.

Picture of smiling boy