FAMILIAS-TODAY-NIGHT FEARS- — nueva historia de cable en su ‘T. Berry Brazelton’ cable

sidebar-image

Upcoming Events

octubre 12, 2022

Fecha: 19 de enero de 2011

BC-FAMILIAS-NOCHE-MIEDO-NYTSF
SILENCIAR A LAS BRUJAS Y A LOS MONSTRUOS
Por T. BERRY BRAZELTON, M.D., y JOSHUA SPARROW, M.D.

c.2011 T. Berry Brazelton, M.D., y Joshua Sparrow, M.D.
Distribuido por The New York Times Syndicate y reproducido con permiso de The New York Times Syndicate


A la edad de 4 a 5 años, los niños que todavía hacen la siesta por la tarde la abandonarán, y los padres (o los profesores) aprenderán a arreglárselas sin esa preciosa hora o dos para ellos.
La mayoría de los niños de 4 y 5 años siguen necesitando un tiempo regular cada tarde para jugar tranquilamente, «leer» y descansar. La mayoría también necesitará unas 12 horas de sueño cada noche. Pero también son los años de las nuevas perturbaciones nocturnas.
Todos los niños de esta edad son propensos a volverse más ruidosos y asertivos, y a reconocer que su comportamiento puede hacer que usted se levante. A medida que la niña se hace consciente de sus propios sentimientos agresivos, puede sentirse abrumada. Cuando se sale con la suya rompiendo las reglas, es aún más aterrador. La disciplina es tranquilizadora a esta edad porque dice: «Alguien sabe dónde están los límites».
Junto con esta necesidad urgente de poner a prueba los límites vienen las experiencias que le permiten ver si puede salirse con la suya con los deseos mágicos. Mi nieta de 4 años dirá: «Estoy enamorada de ti. Eres mi Bapa y quiero casarme contigo».
«Ya estoy casado con tu abuela».
«Bueno, eso no importará. Sólo tienes que hacer lo que yo te diga. Yo estoy al mando».
Si se oyera a sí misma, podría ser bastante aterrador.
Estos deseos y sentimientos pueden manejarse durante el día, pero no durante la noche. De repente, una abuela bruja comienza a invadir su dormitorio. Un monstruo se esconde en el armario. Los ruidos fuertes, como los ladridos de los perros y las sirenas, adquieren un nuevo significado.
Las propias amenazas y represalias de la niña vuelven a perseguirla. Ella siente que tener estos pensamientos -o poderes imaginarios- está cerca de estar fuera de control.
Detrás de los pensamientos está su nueva conciencia de sus limitaciones: «Soy tan pequeña que tengo que pisar fuerte y gritar». Pero se asusta a sí misma cuando intenta sentirse poderosa. Está obligada a preocuparse de que las brujas y los monstruos de la noche sean su castigo.
Los niños que empiezan a querer sentirse al mando son propensos a tener pesadillas como equilibrio a este aumento de los sentimientos agresivos.
Aliviar los temores nocturnos
+ Haga hincapié en el ritual de la hora de acostarse de nuevo. Léale. Para facilitar la transición, adviértale de antemano: «Este es el último libro que vamos a leer. Sé que es difícil dejarlo. Pero cuando termine, será el momento de una nana y un beso de buenas noches. Entonces… se apagan las luces».
+ No dude en abrazarla, pero con un límite.
+ Mire debajo de la cama y en el armario. «Las brujas dan miedo, aunque ambos sabemos que no son reales».
+ Consuélela cuando se despierte y repita la rutina anterior.
+ Termine de reconfortarla por la noche con un final firme y con la expectativa de que pueda manejarla.
+ Anímela a apoyarse en su muñeca, manta o peluche.
+ Durante el día, respete sus arrebatos agresivos. Deje que se desahogue. Después, puede incluso decir: «Eso da mucho miedo, ¿verdad? Yo también me enfado cuando me siento enfadado». Pero asegúrese de establecer los límites que ella necesita. Después de que haya arremetido contra alguien, consuélela y dígale: «Sabes que no puedo dejar que hagas eso. Da miedo, ¿verdad?».
+ Mantener la disciplina, que se vuelve más importante que nunca: «Debo detenerte hasta que puedas detenerte». Saber esto dará tranquilidad a su hijo no sólo durante el día, sino también solo en la cama por la noche.
(Este artículo es una adaptación de «Sleep: The Brazelton Way», de T. Berry Brazelton, M.D., y Joshua D. Sparrow, M.D., publicado por Da Capo Press, miembro de The Perseus Books Group).

Back to

Involucrarse

Aprende con nosotros

Los bebés y los niños, las familias y las comunidades investigan lo que se necesita para prosperar. Escuche con nosotros lo que han estado aprendiendo. Vea un seminario web. Echa un vistazo a la Colaboración de Aprendizaje Temprano Indígena. Únase a la Red de Aprendizaje del Centro de Puntos de Contacto de Brazelton. Unirse a la conversación.

Picture of smiling boy